Hoy es: ¡Bienvenidos!

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Notitas al Día

Solo dos entre mil en el mundo

Si a las universidades privadas no les faltan recursos, ¿por qué las dos de siempre, Nacional y Andes, son las únicas que figuran entre las mejores del mundo?

Por: Cecilia López Montaño

 

Acaba de salir una nueva clasificación de las mejores universidades del mundo que encabeza como siempre, la universidad de Harvard, seguida de otros centros universitarios reconocidos de Estados Unidos y de las universidades de Oxford y de Cambridge. Entre las mil seleccionadas solo aparecen en la cola, primero la universidad Nacional y después la de los Andes, resultados que no merecen grandes celebraciones en nuestro país. Muchas preguntas vuelven a surgir sobre la realidad de las instituciones de educación superior en Colombia.

 

Es realmente sorprendente lo que está sucediendo con el desarrollo de la infraestructura de las universidades privadas en el país. En el caso de Bogotá, universidades como la Sabana están terminando o complementando sedes de una magnitud y calidad inmensas. Lo mismo puede decirse de la Universidad Javeriana, del Externado, la Santo Tomás, entre otras, y de los Andes, que además está haciendo alrededor de la universidad, un desarrollo urbano impresionante como también lo ha realizado la Jorge Tadeo Lozano. Cambiarán, sin duda, esa parte del centro de Bogotá que estuvo abandonado por mucho tiempo. Algo similar ha pasado con la Universidad del Norte en Barranquilla que tiene actualmente una gran infraestructura que sin duda ha estado acompañada por avances en sus niveles de formación.

 

Es importante que los alumnos del país dispongan de mejores aulas, de espacios para su desarrollo intelectual, físico y espiritual y que encuentren en sus centros educativos estímulos para permanecer en ellos. La pregunta que surge es evidente, pero pocas veces se formula lo siguiente: ¿Si la universidad privada tiene tantos recursos para hacer majestuosos desarrollos de sus edificaciones, por qué las dos de siempre Nacional y Andes, son las únicas que figuran entre las más destacadas del mundo?

 

Dos temas ameritan análisis. ¿Está la universidad privada en Colombia pagando adecuadamente a sus profesores de manera que tengan la planta, la estabilidad, la calidad que exige una educación superior de alto nivel? ¿Tienen la oferta de apoyos educativos adecuados? Es decir, computadores, bibliotecas, centros deportivos, bienestar, apoyos especializados, esquemas de financiación de matrículas, paquetes de becas, financieros, hospedaje, alimentación adecuada y a precios justos. La pregunta responde a una realidad: la educación superior privada en Colombia no carece de recursos, le sobran, lo que desafortunadamente no sucede en la universidad pública del país. Interesante el caso de la Universidad Nacional, cuyas nuevas edificaciones financiadas por Sarmiento Angulo, por ejemplo, son excelentes pero contrastan con aquellas que literalmente se están cayendo a pedazos sin que el Estado tome las medidas adecuadas. Pero a pesar de esta realidad que todos vemos, está mejor clasificada que la reconocida como la más sobresaliente entre las privadas, los Andes.

 

¿Por qué no invierten los recursos

en todo aquello que garantice el nivel educativo

que les están ofreciendo a sus alumnos?

 

Si el problema no es de recursos porque estos abundan evidentemente, porque de otra manera no podrían hacer los nuevos desarrollos de infraestructura, ¿por qué no los invierten en todo aquello que garantice el nivel educativo que les están ofreciendo a sus alumnos? Los salarios de los profesores universitarios son realmente penosos; el número de profesores de cátedra también es exagerado; los recursos y tiempo dedicados a la investigación son pocos o inexistentes; obviamente la calidad y número de publicaciones es insatisfactorio. Todo esto explica su mala calificación a nivel latinoamericano para no hablar del que se hace a nivel mundial.

 

La responsabilidad última de esta situación la tiene el Estado colombiano, que ha descuidado el desarrollo de la universidad, tanto pública como privada, para asegurar su mejor calidad. De no asumir esta responsabilidad, estamos condenando a las nuevas generaciones a no poder acceder a los mejores puestos en este mundo globalizado. Por qué nadie señala este inmenso problema, es una pregunta de fondo.


powered by Web Player

Política de Privacidad y Protección de Datos

Copyrigth Eleuterio Gómez Valencia - 2018 - Neuquén Capital  - Neuquén - Argentina