Hoy es: ¡Bienvenidos!

Argentina

Cambio Histórico

Se aprobó la ley Justina: todos los mayores de edad son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida

La norma eliminó la necesidad de que los familiares den su consentimiento.

Guido Braslavsky - El Clarín

Justina Lo Cane murió sin recibir el corazón que necesitaba.

La Cámara de Diputados sancionó por unanimidad el proyecto de “ley Justina”, que marca un antes y un después en la donación de órganos en la Argentina. A partir de esta ley -sólo falta que el Ejecutivo la reglamente- todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.

 

La ley fue sancionada por 202 votos a favor, sin abstenciones. Fue el final de una sesión emotiva, que terminó con todos los diputados aplaudiendo de pie.

 

El proyecto, del senador Juan Carlos Marino, había sido aprobado en el Senado por unanimidad el 30 de mayo. En Diputados no necesitó discusión. Con pleno consenso se votó la ley que adoptó el nombre de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que falleció el año pasado, el 22 de noviembre, por no recibir un trasplante de corazón a tiempo. Como pasó en el Senado, los padres de Justina, Ezequiel y Paola, también sus hermanos y abuelos, siguieron todas las alternativas, presentes en el recinto -junto al senador Marino-, con profunda emoción.

 

La nueva ley regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina. Prevé que los establecimientos de salud habilitados para hacer trasplantes cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante.

 

La norma elimina la necesidad del consentimiento familiar en caso de que el fallecido no hubiera expresado en vida su voluntad de ser o no donante de órganos. Hoy el 40% de las donaciones que se pierden son por oposición familiar. Si bien ese aspecto de la ley se terminará de definir en la reglamentación, el objetivo es reducir esa cifra. Sí seguirá siendo necesario el aval de los padres en caso de que el posible donante sea un menor de edad.

 

Hay unas 10.500 personas en la Argentina que esperan por un trasplante, se destacó durante el debate. Y sólo donan hasta ahora, 13 personas por cada millón de habitantes.

 

La ley, que modifica la normativa anterior, establece la donación cruzada en el caso de trasplante de riñón (con donante vivo). También explicita que podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos, a toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos.

 

Los discursos fueron emotivos en el recinto y afloraron incluso situaciones personales dramáticas como la del diputado peronista salteño, Pablo Kosiner. “A veces en política no es recomendable autorreferenciarse. Pero en este caso es para esclarecer. Los que hemos perdido un hijo solemos hablar en presente, esta ley podría denominarse también ley Juan Pablo, perdí a Juan Pablo en 2011 esperando en el Hospital Italiano un trasplante. Nunca imaginé que las circunstancias de la vida me iban a llevar a esta situación. El desafío de esta ley es la presunción de donación. Podría estar ahí -señaló Kosiner al palco- y compartir asiento con Graciela, mi mujer, junto a Paola y Ezequiel”, les habló a los padres de Justina. Juan Pablo Kosiner tenía 16 años cuando falleció.

 

El diputado Daniel Lipovetzky también contó que compartió internación de su hijo junto a Justina, y en esa angustia conoció a sus padres. “Hoy estamos cumpliendo el mandato popular de votar leyes para que mejoren la calidad de vida de los argentinos”, sostuvo Lipovetzky, que mencionó una decena de proyectos en el mismo sentido -entre ellos uno del propio Kosiner- que consideró englobados en el que llegó del Senado. Enseguida, la titular de la comisión de Salud, Carmen Polledo, destacó que “esta ley nos lleva a un cambio de paradigma” en la donación en el país.

 

La radical Gabriela Burgos se dirigió emocionada al palco donde estaban los padres de Justina: “Los felicito, gracias por su esfuerzo y su trabajo”, les habló emocionada. En su discurso dijo que 7.738 personas necesitan un trasplante con urgencia según el Incucai para "salvar su vida en este momento"; y “sólo el 6,41% es donante, lo que la ley trata de revertir”. Casi 6 mil esperan trasplante de riñón, la demanda más frecuente. El número global de 10.500 se llega con quienes esperan trasplante de córnea.

 

María Fernanda Raverta, del Frente para la Victoria, argumentó el apoyo de esa bancada. Recordó que en 1993 se sancionó la primera ley y que en 2005 se incluyó la figura del donante presunto, entre otros avances. “Con Justina no logramos encontrar el corazón a tiempo. Esta ley va a encontrar respuesta a una parte, encontrar donantes, pero no es suficiente. Debemos tener políticas públicas, que el Estado se comprometa con presupuesto”.

Una Ley que salvará muchas vidas

Ley Justina: diez cambios clave para que haya más donantes y trasplantes de órganos

Se crea el servicio de procuración en hospitales, se optimizan los procesos para el diagnóstico de muerte, se simplifican los procesos que requieren intervención judicial.

 

Por:Rosario Medina - El Clarín

 

La Cámara de Diputados sancionó este miércoles el proyecto de la nueva Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, conocida como “ley Justina”, que ya cuenta con media sanción del Senado. El proyecto modifica la actual ley, introduciendo una serie de cambios con los que se busca dar respuesta a las 11.000 personas que actualmente se encuentran en lista de espera para un trasplante de órganos o tejidos.

 

A continuación, diez puntos clave con los que se buscará que haya más donantes, pero también que el sistema de salud pueda responder en tiempo y forma para que esos órganos lleguen a quien los necesita:

 

1. Se incorpora la declaración de principios, en la que se destacan los principios en los que se enmarca la ley: dignidad, autonomía, solidaridad y justicia distributiva en la asignación de órganos, equidad.

 

2. Se explicitan los derechos de donantes y receptores: a la intimidad, privacidad y confidencialidad; a la integridad; a la información y al trato equitativo e igualitario. Se establece la prioridad de traslado aéreo y terrestre de los pacientes con operativos en curso.

 

3. Se crea el Servicio de Procuración en los hospitales públicos y privados, que deberán contar con servicios destinados a la donación de órganos y tejidos, que permitan garantizar la correcta detección, evaluación y tratamiento del donante. Este servicio deberá contar al menos con un profesional que deberá detectar potenciales donantes, proveer a las familias la información completa y precisa sobre la donación de órganos, garantizar el desarrollo del proceso de donación y generar acciones de difusión y capacitación dentro de la institución. También se establece un régimen de capacitación permanente para el recurso humano afectado al proceso de donación y trasplante.

 

4. Se incorpora la Donación Renal Cruzada.

 

5. Se mantiene la manifestación de voluntad expresa negativa o afirmativa a la donación de órganos para los mayores de 18 años.

 

6. Donantes presuntos. Se mantiene la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos. En caso de no encontrarse registrada la voluntad del causante, el profesional a cargo del proceso de donación debe verificar la misma conforme lo determine la reglamentación.

 

7. Menores: se posibilita la obtención de autorización para la ablación por ambos progenitores o por aquel que se encuentre presente.

 

8. Se simplifican y optimizan los procesos que requieren intervención judicial.

 

9. Certificación del fallecimiento: se simplifican y optimizan los procesos de diagnóstico de muerte. Se seguirá el protocolo establecido por el Ministerio de Salud de la Nación con el asesoramiento del INCUCAI. Se dispone como hora del fallecimiento del paciente aquella en que se completó el diagnostico de muerte.

 

10. Se suma un capítulo dedicado a los medios de comunicación, para el abordaje responsable de los temas vinculados a donación y trasplante de órganos.

Un Ejemplo a seguir

Al donar los órganos de Maxi, sentí que mi hijo se convertía en héroe

 

Por: Cesar Dossi - Editor de El Clarín

 

La Carta.

"Hijo, el amor es el mejor de los combustibles, nunca me despedí de vos porque siempre estás conmigo, tus mensajes celestiales, las señales, me lo hacen saber. Superar el dolor fue difícil; acostumbrarme a no tener tus abrazos y el “te quiero, Má”, casi detienen mi corazón. Alguna vez leí que lo que se hace en la vida tiene eco en la eternidad, hay que buscar no quedar atrapados en el círculo de la muerte.

 

Pasaron 17 años del día que ese “mal policía” fusiló tu futuro. Lo que no pudo él es prohibirte mejorar la calidad de vida de varias personas, gracias a que estabas registrado en el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) como Donante de Órganos y Tejidos. Celebrar tu vida cada día, Maxi, es sanador para todos los que te amamos. Y yo tengo una gran misión, que es concientizar.

 

Lo voy logrando porque la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires me entregó el miércoles 30 de mayo una hermosa medalla, y declaró de Interés Legislativo, mi libro “Huellas, después de la muerte de un hijo”, por considerarlo un testimonio de lucha, amor, fortaleza y superación. En ese libro, de distribución gratuita, volqué mi amor, el dolor, la furia, la alegría, la tristeza.

 

Un 29 de diciembre decidimos en familia “entregar”, y que la muerte no se lo lleve todo. Por eso, en el mes de la Donación de Órganos y Tejidos, que fue en mayo, quiero compartir algunos momentos muy importantes de mi vida.

 

Hace algunos años sentí felicidad plena al parir un hijo, lo consideré un hermoso milagro. Lo amé, lo cuidé,…pero no pude protegerlo de la muerte que llegó a sus 25 años, de forma violenta e injusta. Al donar los órganos de Maxi sentí que mi hijo se había convertido en un Héroe: pudo brindarle a “varias personas” la oportunidad de mejorar la calidad de sus vidas. Pensar así me ayudó a calmar el enorme dolor que en un principio casi me derrumba. Agradezco tanto a Dios haber ayudado a otros, y así encontrar alivio a tanto dolor.

 

Es por eso que sugiero conversar sin miedo éste tema tan delicado, porque cada uno de nosotros tiene más posibilidades de ingresar a una lista de espera, que ser donante real luego del fallecimiento. La donación de órganos es un acto solidario, voluntario y altruista. El dolor que me atravesó, se convirtió en un maestro...¡le dio sentido a mi vida!"

 

Silvia Irigaray

 

Madre de Maximiliano Tasca, Miembro fundadora de la Asociación Civil Madres del Dolor

 

Comentario del Editor

Por César Dossi

 

Una cachetada a la mansedumbre de la solidaridad

 

Cabe destacar también que a Silvia Irigaray se la homenajeó por ser la creadora, junto al juez Gabriel Vitale, del Primer Protocolo en la Argentina de “Actuación para Fuerzas Policiales en procesos de Ablación e Implante de Órganos y/o Tejidos Humanos en casos de muerte traumática”.

 

​ Es que Silvia se convirtió en una militante por la donación de órganos y, en esa superación, con la memoria de Maxi como estandarte, puso su corazón al servicio de los demás con su misión de concientizar. Fue en ese momento que encontró el antídoto para tanto dolor. Vaya responsabilidad que se cargó en sus espaldas: en 2017 se produjo un 15 por ciento más de donantes que en 2016 y la tendencia continúa en 2018.

 

A su cruzada se le suma hoy la Ley Justina que, con media sanción en el Senado, es un proyecto para que todos sean donantes de órganos, con la opción de elegir por no serlo. Es casi como un decreto de necesidad y urgencia para salvar vidas. Tremenda cachetada a la mansedumbre de la solidaridad.

 

La Ley Justina será en pocos días un triunfo en la Cámara de Diputados, pero será a su vez una derrota a la moral por no donar cuando el tiempo jugaba en contra. Eso debería avergonzarnos.


powered by Web Player

Política de Privacidad y Protección de Datos

Copyrigth Eleuterio Gómez Valencia - 2018 - Neuquén Capital  - Neuquén - Argentina